Chile Abrió El Cerrojo Suizo

 Chile Abrió El Cerrojo Suizo

En Alemania 2006 fueron cuatro partidos y nadie pudo anotarles. En Sudáfrica 2010 pasó España que tampoco fue capaz…Tuvo que aparecer el Chile de Marcelo Bielsa para lograr lo que parecía imposible. 

La «Roja» fue mucho más que Suiza e hizo justicia al vencer a un equipo que sólo jugó a defenderse en el estadio Nelson Mandela, venciéndolo por la cuenta mínima con tanto de Mark González.

Desde el primer minuto quedó demostrado que lo que se decía en lo papeles era cierto. Chile protagonista y Suiza apostando todo al contragolpe y a las pelotas detenidas. Pero claro, lo del cerrojo también era verdad, porque los dirigidos por Ottmar Hitzfeld de defender saben mucho. Quizás demasiado.

 

 

Un doble remate a los 5’ –primero de Artruo Vidal y luego de Carlos Carmona- contenido en ambas ocasiones por el meta Diego Benaglio fue la primera y de las más claras aproximaciones de la «Roja» en la primera mitad.  

 

A los 30’ el árbitro Khalil Al Ghamdi (muy riguroso, amonestó a Humberto Suazo al minuto) expulsó al suizo Valon Behrami por un manotazo a Vidal y el estadio Nelson Mandela lo gritó como un gol.

 

El DT de los suizos reaccionó de inmediato y retiró de la cancha a su capitán y único delantero, Alexander Frei para hacer ingresar a un mediocampista, Tranquillo Barnetta. Y Suiza doblaba la seguridad; el empate le servía y había que cuidarlo.

 

Pero Marcelo Bielsa pudo con el candado. Metió dos cambios de entrada, raros a simple vista, pero que dieron resultados. Sacó a Humberto Suazo y a Vidal para poner en cancha a Jorge Valdivia y a Mark González.

 

Fueron 30 minutos de sufrimiento antes de la gloria. Y entre medio le anularon un gol a Sánchez. El propio Alexis se perdió un gol totalmente solo frente al arquero y lo más importante, el rosarino hizo ingresar a uno que tenía hambre: Esteban Paredes reemplazó a un sacrificado Matías Fernández.

 

Eso fue a los 63’ y 11 minutos más tarde, llegó el gol. Pase de Valdivia en profundidad a Paredes, éste eludió al arquero pero quedó sin ángulo, ahí sacó un centro al segundo palo para que con un salto impresionante apareciera Mark González que con un cabezazo hacia abajo puso el 1 a 0 y logró algo que hace 556 minutos nadie había hecho: anotarle a los helvéticos en una cita planetaria.

  

Luego vino el epílogo donde Chile pudo aumentar a través de Paredes en dos ocasiones (ambas enfrentando pie a mano al portero pero tirándola fuera de los tres palos), pero el uno-cero bastaba. Y ojo, Suiza también pudo: a los 90’ Bunjaku falló el empate solo ante Claudio Bravo a la altura del punto penal.

 

Ahora hay que definir la clasificación ante España (sin Fernández ni Carmona que nuevamente recibieron tarjeta amarilla), donde un empate sirve para meterse, de gran manera, a los octavos de final del Mundial.

Pero antes que eso hay que disfrutar, hay que celebrar que la «Roja” de Bielsa juega para adelante sin temor a equivocarse, y que se está dando un espectáculo a nivel mundial que enaltece el nombre del fútbol chileno.

 

 

También puedes leer

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.