Falleció Mujer Oriunda De Pitrufquén Que Pedía La Eutanasia

 Falleció Mujer Oriunda De Pitrufquén Que Pedía La Eutanasia

Sandra Lissette Peña de 36 años se encontraba internada en el Hospital Regional de Copiapó, desde enero de 2014, a la espera que se aprobara el proyecto de Ley de Eutanasia, puesto que su deseo era dejar de vivir.

La joven mujer habría perdido la capacidad de respirar por sí misma y dependía de una máquina que llevaba aire a sus pulmones por su tráquea las 24 horas del día.

Su condición se debía, según el certificado emitido por el recinto hospitalario, a una trombosis venosa cerebral en tratamiento anticoagulante, accidente cerebro vascular de tronco encefálico secundario, tetraparesia severa secundaria, insuficiencia respiratoria global neuromuscular y vejiga neurogénica secundaria.

De acuerdo a este diagnóstico «su estado era permanente, con secuelas permanentes superiores a 2/3 de su capacidad funcional, con incapacidad definitiva de retomar actividades laborales previas», señala el documento.

Sandra creció y estudio en la comuna de Pitrufquén, donde actualmente tiene a gran parte de su familia, después con el tiempo por temas laborales emigró al norte del país, específicamente a la ciudad de Copiapó.

Después de meses de sufrimiento, la pitrufquenina falleció, por causas naturales de su enfermedad, el pasado sábado en la ciudad nortina. Sus últimos deseos eran ser cremada y traer sus cenizas hasta la comuna que la vio nacer y crecer; Pitrufquén.

Otro de sus últimos deseos era viajar hasta Pitrufquén. Sus padres, con mucho esfuerzo y la cooperación de un colegio de la comuna, compraron una ambulancia antigua y el padre la ambientó de acuerdo a las necesidades de Lisette y viajaron hasta el sur el verano pasado.

La joven mujer, hace un mes aproximadamente, entregó su testimonio, sobre la dramática situación que le afectaba su diario vivir, al Diario de Atacama, donde señaló que «estar así no es fácil, estoy cansada de vivir así, siento que tengo de esclavos a mis papás…”

Por su parte, su madre, Sandra Cares, indicó que ella era totalmente sana, en todos los sentidos, muy alegre, llegaba siempre cantando y bailando. Entonces por eso ella todos los días lloraba, pidiendo que le desconectáramos hace tiempo, pero no podíamos hacerlo, hubiese sido como matarla y nos vamos a la cárcel, pero si hubiera una ley que pudiera hacer eso, nosotros estaríamos de acuerdo, porque hay que vivirla».

Sandra Peña, fue uno de los tantos casos que se esperó tener una solución con el proyecto que se discute en la Comisión de Salud sobre la eutanasia. Pero lamentablemente, su cuerpo no soportó más la enfermedad y la joven falleció en sábado por la tarde.

Fuente: Diario Noticias Del Sur

También puedes leer

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.